Qué es dermatitis atópica


Descargar Guía y documentación PDF

Dermatitis atópica:

La dermatitis atópica ó eccema, es una inflamación crónica de las capas externas de la piel.
Es más frecuente en los bebés y los niños, pero puede afectar a los adultos.
Esta afección no es contagiosa.

El eczema también se denomina dermatitis atópica.

La mayoría de los tipos causa sequedad y comezón en la piel, además de un característico sarpullido en distintas regiones del cuerpo como pueden ser: la cara, al interior de los codos y detrás de las rodillas, pies, manos etc. .

Como hemos señalado, el eccema no es contagioso, y , aunque la causa de su origen es desconocia, cobra mucho peso la posibilidad de ser causantes los factores genéticos y en especial importancia, los ambientales.

El eccema puede mejorar o empeorar con el tiempo, pero a menudo es una enfermedad de larga duración. Las personas que la padecen también pueden desarrollar fiebre del heno y asma.

Se desconoce la causa exacta del eccema. Los factores que pueden contribuir al eccema incluyen:

      • Genética
      • Medio ambiente
      • Alergias: puede incluir alergia a algo que entra en contacto con la piel (como lana o perfumes de los jabones), alergias al polvo (muy frecuente) o alergias a los alimentos
      • Estrés, especialmente si le lleva a rascarse
      • Lavado frecuente de las áreas afectadas
      • Uso de guantes de goma en personas sensibles al látex
      • Rascarse o frotarse la piel


Factores de riesgo en la dermatitis atópica:

Factores de riesgo que incrementan su probabilidades de padecer eczema:

  • Edad: 5 años o menor (el eczema es menos frecuente después de los 5 a 10 años)
  • Asma,fiebre del henoo alergias estacionales
  • Áreas urbanas o lugares con baja humedad
  • Parientes que tengan eczema o trastornos alérgicos
  • Raza: afroamericana o asiática

 

Síntomas frencuentes en la dermatitis atópica:

Los síntomas varían de una persona a otra. El rascarse y frotarse pueden causar o empeorar algunos de los síntomas.Los síntomas incluyen:

    • Piel reseca y con comezón
    • Grietas detrás de los oídos o en otros pliegues de la piel
    • Sarpullido en las mejillas, brazos y piernas
    • Piel rojiza y escamosa
    • Piel gruesa y correosa
    • Bultos pequeños y levantados en la piel
    • Cortezas, rezumidos, grietas o escamas en la piel
    • Empeora en invierno, cuando el aire interior es seco debido al calentamiento central

Diagnóstico:

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Usted podría ser canalizado co un especialista. Los dermatólogos se especializan en problemas de la piel. El alergista se enfoca en las alergias.

 



Tratamientos en la actualidad:

 

Los principales objetivos del tratamiento del eczema están orientados a:

Curar la piel y mantenerla saludable

Dejar de rascarse o frotarse

Evitar infección de la piel

Prevenir brotes

Reconocer y evitar el contacto con los alérgenos precipitantes, si existen

Aprender a evitar rascarse

Las alternativas de tratamiento pueden variar y su médico puede recomendarle más de una, de acuerdo con la afección. Éstos incluyen:

Cuidado de la Piel

Evite tomar duchas o baños calientes o largos. Deben durar menos de 15 minutos.

Utilice jabón suave sin perfume o limpiador sin jabón. Utilícelo con moderación.

Después de bañarse, séquese sin toalla o con pequeños toques. Inmediatamente después, aplique un humectante con suavidad.

Tratar las infecciones de piel inmediatamente.

Medicamentos

Cremas y pomadas con prescripción que contengan cortisona, tacrolimus o pimecrolimus

Medicamentos por vía oral (p. ej., prednisona o ciclosporina ): para los casos más graves

Antibióticos aplicados directamente sobre la piel o por vía oral (sólo para tratar infecciones)

Antihistamínicos con o sin receta para ayudar a prevenir la comezón

Fototerapia

Tratamiento con luz ultravioleta (por un doctor)

Fotoferesis: para los casos más graves



Medidas preventivas frente al eccema:

Es difícil prevenir el eccema, especialmente cuando existen antecedentes familiares fuertes.
La lactancia podría reducir el riesgo de que un niño padezca la afección.

Si usted ya tiene eccema, hay varias medidas que puede probar para controlarlo:

  1. Siga las pautas para limitar la presencia de polvo en la cama.
  2. Evite el contacto directo de la lana con la piel.
  3. Hable con su médico acerca de cualquier tratamiento natural o herbal, ya que algunos podrían empeorar el eczema.
  4. Evite rascarse o frotarse siempre que sea posible.
  5. Siga el plan de tratamiento. La mejoría puede llevar varias semanas, o aun meses, después de que se inicia el uso de un nuevo medicamento.
  6. Mantenga un ambiente fresco y estable, con niveles de humedad constantes.
  7. Reconozca y limite el estrés emocional.

 

 

ver más información . . .